Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 47:3 - Reina Valera 1960

Jeremías 47:3

Por el sonido de los cascos de sus caballos, por el alboroto de sus carros, por el estruendo de sus ruedas, los padres no cuidaron a los hijos por la debilidad de sus manos;

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Tan pronto como escuchan el galope de los caballos los padres pierden el ánimo; abandonan a sus hijos al escuchar el chirrido de los carros de guerra.

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Nueva Version Internacional

Al oír el galope de sus corceles, el estruendo de sus carros y el estrépito de sus ruedas, los padres abandonan a sus hijos porque sus fuerzas desfallecen.

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Biblia de las Americas

a causa del sonido de los cascos de sus corceles, del estruendo de sus carros y del estrépito de sus ruedas. No se vuelven los padres para cuidar a sus hijos, por la debilidad de sus brazos,

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Dios habla hoy

Al oír el galope de los caballos, el estruendo de los carros y el ruido de las ruedas, les faltan fuerzas a los padres y abandonan a sus hijos.

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Nueva Traducción Viviente

Escuchen el ruido de los cascos de los caballos y el estruendo de las ruedas de los carros de guerra al pasar. Los padres aterrorizados corren desesperados, ni siquiera miran hacia atrás para ver a sus hijos indefensos.

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Palabra de Dios para Todos

Al oír el galope de los caballos, el estruendo de los carros de combate y el ruido de las ruedas; los padres huyen desfallecidos, ni siquiera vuelven a buscar a sus hijos.

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Biblia de Jerusalén 1998

al son del galopar de los caballos de sus adalides, al ruido de sus carros y al estrépito de sus ruedas. No se volverán padres a hijos, por el cansancio de sus brazos,

Ver Capítulo

Jeremías 47:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

al sonido estrepitoso de los cascos de sus caballos, ° al estertor de las ruedas de los carros de guerra. Los padres fracasan en volverse a sus hijos; por la debilidad de sus manos,

Ver Capítulo