x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Jeremías 44:6 - Reina Valera 1960

Jeremías 44:6

Se derramó, por tanto, mi ira y mi furor, y se encendió en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, y fueron puestas en soledad y en destrucción, como están hoy.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Por eso me enojé y destruí a Jerusalén y al resto de las ciudades de Judá.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Nueva Version Internacional

Por eso se derramó mi ira contra las ciudades de Judá; por eso se encendió mi furor contra las calles de Jerusalén, las cuales se convirtieron en desolación hasta el día de hoy.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Nueva Versión Internacional 1999

Por eso se derramó mi ira contra las ciudades de Judá; por eso se encendió mi furor contra las calles de Jerusalén, las cuales se convirtieron en desolación hasta el día de hoy.”

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Biblia de las Americas

"Por tanto, se derramó mi ira y mi furor y ardió en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, que fueron convertidas en ruinas y en desolación, como lo están hoy.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Dios habla hoy

Entonces se encendieron mi ira y mi furor, y ardieron como un fuego en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén. Quedaron en ruinas y desiertas hasta el día de hoy.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por consiguiente, mi furia y mi ira fueron derramadas y se encendieron en las ciudades de Yahudáh y en las calles de Yerushalayim; y así se convirtieron en devastación y desolación, como están hoy.'[207] °

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Nueva Traducción Viviente

Por eso mi furia se desbordó y cayó como fuego sobre las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalén, que hasta hoy son unas ruinas desoladas.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - La Biblia del Oso  RV1569

Y derramóſe mi ſaña y mi furor, y encendióſe en las ciudades de Iuda, y en las plaças de Ieruſalem, y tornaronſe en ſoledad y en deſtruycion, como parece oy.

Ver Capítulo

Jeremías 44:6 - Reina Valera Antigua 1602

Derramóse por tanto mi saña y mi furor, y encendióse en las ciudades de Judá y en las calles de Jerusalem, y tornáronse en soledad y en destrucción, como hoy.

Ver Capítulo