Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 25:18 - Reina Valera 1960

Jeremías 25:18

a Jerusalén, a las ciudades de Judá y a sus reyes, y a sus príncipes, para ponerlos en ruinas, en escarnio y en burla y en maldición, como hasta hoy;

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Traducción en Lenguaje Actual

También se la di a los habitantes de Jerusalén y de las ciudades de Judá, y a sus gobernantes, para destruirlos. Sus ciudades quedaron convertidas en ruinas. Hasta el momento en que esto se escribe, esas ciudades son motivo de espanto, de burla y de insultos.

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Nueva Version Internacional

a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus jefes, para convertirlos en ruinas, en motivo de horror, burla y maldición, como hoy se puede ver.

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Biblia de las Americas

a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus príncipes, para ponerlos por desolación, horror, burla y maldición, como hasta hoy;

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Dios habla hoy

Se la di a beber a Jerusalén y a las ciudades de Judá, junto con sus reyes y jefes, para destruirlas y dejarlas convertidas en ruinas, en algo que causara terror y espanto, en el ejemplo de maldición que aún hoy siguen siendo.

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Nueva Traducción Viviente

Fui a Jerusalén y a las otras ciudades de Judá, y sus reyes y funcionarios bebieron de la copa. Desde ese día hasta ahora ellos han sido una ruina desolada, un objeto de horror, desprecio y maldición.

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Palabra de Dios para Todos

Se la hice beber a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus jefes para convertirlas en una tierra seca y desolada, en un objeto de burla y modelo de maldición, como lo son hoy en día.

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Biblia de Jerusalén 1998

(a Jerusalén y a las ciudades de Judá, a sus reyes y a sus principales, para trocarlo todo en desolación, pasmo, rechifla y maldición, como hoy está sucediendo);

Ver Capítulo

Jeremías 25:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yerushalayim y las ciudades de Yahudáh, junto con sus reyes y príncipes, para hacerlos una ruina y objeto de horror, ridículo y maldición, como es hoy; °

Ver Capítulo