x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Jeremías 18:12 - Reina Valera 1960

Jeremías 18:12

Y dijeron: Es en vano; porque en pos de nuestros ídolos iremos, y haremos cada uno el pensamiento de nuestro malvado corazón.

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Traducción en Lenguaje Actual

Ellos te dirán que no insistas, que van a seguir viviendo como les dé la gana, y que cada uno seguirá haciendo todo lo malo que les dicte su malvado corazón.

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Nueva Version Internacional

Ellos objetarán: Es inútil. Vamos a seguir nuestros propios planes, y cada uno cometerá la maldad que le dicte su obstinado *corazón."

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Nueva Versión Internacional 1999

Ellos objetarán: “Es inútil. Vamos a seguir nuestros propios planes”, y cada uno cometerá la maldad que le dicte su obstinado corazón.»

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Biblia de las Americas

Mas ellos dirán: "Es en vano; porque vamos a seguir nuestros propios planes, y cada uno de nosotros obrará conforme a la terquedad de su malvado corazón."

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Dios habla hoy

Ellos te van a decir: '¡No pierdas tu tiempo! Preferimos vivir como a nosotros nos gusta y seguir tercamente las malas inclinaciones de nuestro corazón. ' "

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

"Pero ellos respond ieron: '¡Es irremediable! ° ¡Nosotros perseguiremos nuestros caminos perversos; ° cada uno de nosotros haremos las lujurias de su malvado corazón!'

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, el pueblo respondió: «No gastes saliva. Continuaremos viviendo como se nos antoja y con terquedad seguiremos nuestros propios malos deseos».

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - La Biblia del Oso  RV1569

Y dixẽron, Es pordemas, porque en pos de nueſtras imaginaciones hemos de yr: y cada vno el penſamiento de ſu maluado coraçon hemos de hazer.

Ver Capítulo

Jeremías 18:12 - Reina Valera Antigua 1602

Y dijeron: Es por demás: porque en pos de nuestras imaginaciones hemos de ir, y hemos de hacer cada uno el pensamiento de su malvado corazón.

Ver Capítulo