x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Isaías 64:7 - Reina Valera 1960

Isaías 64:7

Nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para apoyarse en ti; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Traducción en Lenguaje Actual

No hay nadie que te adore ni haga nada para apoyarse en ti. Somos unos malvados; por eso te has escondido y nos has abandonado.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Nueva Version Internacional

Nadie invoca tu nombre, ni se esfuerza por aferrarse a ti. y nos has entregado[2] en poder de nuestras iniquidades.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Nueva Versión Internacional 1999

Nadie invoca tu nombre, ni se esfuerza por aferrarse a ti. Pues nos has dado la espalda y nos has entregado[g] en poder de nuestras iniquidades.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Biblia de las Americas

Y no hay quien invoque tu nombre, quien se despierte para asirse de ti; porque has escondido tu rostro de nosotros y nos has entregado al poder de nuestras iniquidades.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Dios habla hoy

No hay nadie que te invoque ni se esfuerce por apoyarse en ti; por eso te ocultaste de nosotros y nos has abandonado por causa de nuestra maldad.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nadie invoca Tu Nombre ni se acuerda de apoyarse de ti, ° porque has escondido tu rostro de nosotros ° y causado que nuestros pecados nos destruyan. °

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, nadie invoca tu nombre ni te ruega misericordia. Por eso tú te apartaste de nosotros y nos entregaste* a nuestros pecados.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - La Biblia del Oso  RV1569

Y nadie ay que inuoque tu nombre, ni que ſe deſpierte para tener te: por loqual eſcondiſte de noſotros tu roſtro, y dexaſte nos marchitár en poder de nueſtras mal dades.

Ver Capítulo

Isaías 64:7 - Reina Valera Antigua 1602

Y nadie hay que invoque tu nombre, que se despierte para tenerte; por lo cual escondiste de nosotros tu rostro, y nos dejaste marchitar en poder de nuestras maldades.

Ver Capítulo