x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Isaías 23:4 - Reina Valera 1960

Isaías 23:4

Avergüénzate, Sidón, porque el mar, la fortaleza del mar habló, diciendo: Nunca estuve de parto, ni di a luz, ni crié jóvenes, ni levanté vírgenes.

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Traducción en Lenguaje Actual

»Pero ahora los de Sidón se llenarán de vergüenza; han sido los amos y señores del mar, pero el mar ya no les dará riquezas, y sus hijos no prosperarán.

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Nueva Version Internacional

Avergüénzate, Sidón, fortaleza del mar, porque el mar ha dicho: "No he estado con dolores de parto ni he dado a luz; no he criado hijos ni educado hijas."

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Avergüénzate, Sidón, fortaleza del mar, porque el mar ha dicho: «No he estado con dolores de parto ni he dado a luz; no he criado hijos ni educado hijas.»

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Biblia de las Americas

Avergüénzate, Sidón, porque habla el mar, la fortaleza del mar, diciendo: No he estado de parto, ni he dado a luz, no he educado jóvenes, ni he criado vírgenes.

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Dios habla hoy

Llénate de vergüenza, Sidón, fortaleza del mar, pues tendrás que decir: "Ya no tengo dolores de parto, ya no doy a luz. ya no tengo hijos que criar ni hijas que educar."

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Vergüenza, Tzidon, porque el mar habla; la fortaleza del mar dice: "Ya no tengo dolores de parto ni concibo hijos, ° todavía no he criado niños ni vírgenes."

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Nueva Traducción Viviente

Pero ahora tú pasas vergüenza, ciudad de Sidón, porque Tiro, la fortaleza del mar, dice: «Ahora estoy sin hijos; no tengo hijos ni hijas».

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Auerguençate Sidon, porque la mar, la fortaleza de la mar, diziendo dixo: Nunca eſtuue de parto; ni pari, ni criê mancebos, ni leuanté virgines.

Ver Capítulo

Isaías 23:4 - Reina Valera Antigua 1602

Avergüénzate, Sidón, porque la mar, la fortaleza de la mar habló, diciendo: Nunca estuve de parto, ni parí, ni crié mancebos, ni levanté vírgenes.

Ver Capítulo