Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Isaías 17:9 - Reina Valera 1960

Isaías 17:9

En aquel día sus ciudades fortificadas serán como los frutos que quedan en los renuevos y en las ramas, los cuales fueron dejados a causa de los hijos de Israel; y habrá desolación.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Traducción en Lenguaje Actual

En ese día, las ciudades fortificadas de Israel quedarán abandonadas y desiertas, tal como quedaron las ciudades que Israel conquistó en Canaán.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Nueva Version Internacional

En aquel día las ciudades fortificadas, que fueron abandonadas por causa de los israelitas, serán como lugares abandonados que se convierten en bosques y matorrales. Todo será desolación.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Biblia de las Americas

Aquel día sus ciudades fuertes serán como lugares abandonados en el bosque, o como ramas que fueron abandonadas delante de los hijos de Israel; la tierra será una desolación.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Dios habla hoy

En ese día tus ciudades fortificadas serán abandonadas, como fueron abandonadas las ciudades de los heveos y de los amorreos[4] por miedo a los israelitas. Quedarán convertidas en desierto,

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Nueva Traducción Viviente

Sus ciudades más grandes quedarán como bosques desiertos; como la tierra que abandonaron* los heveos y los amorreos cuando llegaron los israelitas, hace ya mucho tiempo. Estarán totalmente desoladas.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Palabra de Dios para Todos

Ese día, sus ciudades fortificadas serán abandonadas como les pasó a las ciudades de los heveos y amorreos por causa de los israelitas. Todo quedará hecho ruinas.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Biblia de Jerusalén 1998

Aquel día estarán tus ciudades abandonadas, como cuando el abandono de los bosques y matorrales, ante los hijos de Israel: habrá desolación.

Ver Capítulo

Isaías 17:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando ese día llegue, sus ciudades fuertes, ° que otros abandonaron cuando Yisra'el avanzó, ° serán como bosques y selvas abandonados, ° serán echados a desolación.

Ver Capítulo