Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 19:12 - Reina Valera 1960

Hechos 19:12

de tal manera que aun se llevaban a los enfermos los paños o delantales de su cuerpo, y las enfermedades se iban de ellos, y los espíritus malos salían.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Traducción en Lenguaje Actual

La gente llevaba los pañuelos o la ropa que Pablo había tocado, y los ponía sobre los enfermos, y ellos se sanaban. También ponía pañuelos sobre los que tenían espíritus malos, y los espíritus salían de esas personas.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Nueva Version Internacional

a tal grado que a los enfermos les llevaban pañuelos y delantales que habían tocado el cuerpo de Pablo, y quedaban sanos de sus enfermedades y los espíritus malignos salían de ellos.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Biblia de las Americas

de tal manera que incluso llevaban pañuelos o delantales de su cuerpo a los enfermos, y las enfermedades los dejaban y los malos espíritus se iban de ellos.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Dios habla hoy

tanto que hasta los pañuelos o las ropas que habían sido tocados por su cuerpo eran llevados a los enfermos, y estos se curaban de sus enfermedades, y los espíritus malignos salían de ellos.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Nueva Traducción Viviente

Cuando ponían sobre los enfermos pañuelos o delantales que apenas habían tocado la piel de Pablo, quedaban sanos de sus enfermedades y los espíritus malignos salían de ellos.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Palabra de Dios para Todos

Algunos se llevaban paños y ropa que Pablo había usado para ponerlos sobre los enfermos y al hacerlo, ellos sanaban y los espíritus malignos los dejaban en paz.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Biblia de Jerusalén 1998

de forma que bastaba aplicar a los enfermos los pañuelos o mandiles que había usado y se alejaban de ellos las enfermedades y salían los espíritus malos.

Ver Capítulo

Hechos 19:12 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por ejemplo, pañuelos y delantales que habían sido tocados por él, eran traídos a la gente enferma, se recuperaban de lo que los aquejaba, y los ruajim malignos los dejaban.

Ver Capítulo