x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Habacuc 3:14 - Reina Valera 1960

Habacuc 3:14

Horadaste con sus propios dardos las cabezas de sus guerreros, Que como tempestad acometieron para dispersarme, Cuyo regocijo era como para devorar al pobre encubiertamente.

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Traducción en Lenguaje Actual

Sus orgullosos jinetes nos atacaron con la furia de una tempestad; querían dispersarnos y destruirnos, pues no podíamos defendernos. ¡Pero tú los mataste con sus propias flechas!

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Nueva Version Internacional

Con tu lanza les partiste la cabeza a sus guerreros, que enfurecidos querían dispersarme, que con placer arrogante se lanzaron contra mí, como quien se lanza contra un pobre indefenso.[3]

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Nueva Versión Internacional 1999

Con tu lanza les partiste la cabeza a sus guerreros, que enfurecidos querían dispersarme, que con placer arrogante se lanzaron contra mí, como quien se lanza contra un pobre indefenso.[h]

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Biblia de las Americas

Traspasaste con sus propios dardos la cabeza de sus guerreros que irrumpieron para dispersarnos; su regocijo fue como el de los que devoran en secreto a los oprimidos.

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Dios habla hoy

Mataste a su jefe con sus propias flechas, cuando sus jinetes, como una tempestad, se lanzaron arrogantes a dispersar a los indefensos, para destruirlos en secreto.

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Kadosh Israelita Mesiánica

Tú cortaste las cabezas de príncipes en asombro, ° ellos temblarán, romperán sus riendas, ° serán como hombre pobre devorando en secreto, °

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Nueva Traducción Viviente

Con sus propias armas destruiste al jefe de los que se lanzaron como un torbellino, pensando que Israel sería presa fácil.

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - La Biblia del Oso  RV1569

Horadaſte con ſus baculos las Cabeças de ſus villas, que como tempeſtad acometieron para derramarme: ſu orgullo era como para tragar pobre encubiertamente.

Ver Capítulo

Habacuc 3:14 - Reina Valera Antigua 1602

Horadaste con sus báculos las cabezas de sus villas, Que como tempestad acometieron para derramarme: Su orgullo era como para devorar al pobre encubiertamente.

Ver Capítulo