x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Génesis 16:6 - Reina Valera 1960

Génesis 16:6

Y respondió Abram a Sarai: He aquí, tu sierva está en tu mano; haz con ella lo que bien te parezca. Y como Sarai la afligía, ella huyó de su presencia.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Traducción en Lenguaje Actual

Abram le respondió: —Haz con ella lo que quieras, pues Agar es tu esclava. Fue así como Sarai comenzó a maltratarla, y Agar se vio obligada a huir.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Nueva Version Internacional

Tu esclava está en tus manos contestó Abram; haz con ella lo que bien te parezca. Y de tal manera comenzó Saray a maltratar a Agar, que ésta huyó al desierto.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Nueva Versión Internacional 1999

-Tu esclava está en tus manos -contestó Abram-; haz con ella lo que bien te parezca. Y de tal manera comenzó Saray a maltratar a Agar, que ésta huyó al desierto.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Biblia de las Americas

Pero Abram dijo a Sarai: Mira, tu sierva está bajo tu poder; haz con ella lo que mejor te parezca. Y Sarai la trató muy mal y ella huyó de su presencia.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Dios habla hoy

y Abram le contestó: –Mira, tu esclava está en tus manos; haz con ella lo que mejor te parezca. Entonces Sarai comenzó a maltratarla tanto, que Agar huyó.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Kadosh Israelita Mesiánica

Sin embargo, Avram respondió a Sarai: "Mira, ella es tu esclava. Trata con ella como tú creas correcto." Entonces Sarai la trató tan bruscamente que ella huyó de su presencia. [61]

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Nueva Traducción Viviente

Abram respondió: —Mira, ella es tu sierva, así que haz con ella como mejor te parezca. Entonces Sarai comenzó a tratar a Agar con tanta dureza que al final ella huyó.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - La Biblia del Oso  RV1569

Y reſpõdió Abrã à Sarai, He ay tu ſierua en tu mano, haz con ella lo que bueno te pareciere. Entõces Sarai la affligió, y ella ſe huyó de delante de ella.

Ver Capítulo

Génesis 16:6 - Reina Valera Antigua 1602

Y respondió Abram á Sarai: He ahí tu sierva en tu mano, haz con ella lo que bien te pareciere. Y como Sarai la afligiese, huyóse de su presencia.

Ver Capítulo