Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 40:39 - Reina Valera 1960

Ezequiel 40:39

Y en la entrada de la puerta había dos mesas a un lado, y otras dos al otro, para degollar sobre ellas el holocausto y la expiación y el sacrificio por el pecado.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Traducción en Lenguaje Actual

En la sala de esa entrada había cuatro mesas, dos a cada lado; sobre esas mesas mataban a los animales para los diferentes tipos de ofrendas.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Nueva Version Internacional

En el vestíbulo de la puerta había cuatro mesas, dos de cada lado, donde se mataba a los animales para el holocausto, para la ofrenda por el pecado y para la ofrenda por la culpa.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Biblia de las Americas

Y en el vestíbulo de la puerta había a cada lado dos mesas, en las cuales se degollaban el holocausto, la ofrenda por el pecado y la ofrenda por la culpa.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Dios habla hoy

En el vestíbulo de la entrada había cuatro mesas, dos a cada lado, sobre las que mataban a los animales para el holocausto y para los sacrificios por el pecado o por la culpa.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Nueva Traducción Viviente

A cada lado de esta antesala había dos mesas, en las cuales se mataban los animales sacrificiales para las ofrendas quemadas, las ofrendas por el pecado y las ofrendas por la culpa.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Palabra de Dios para Todos

En el vestíbulo de la entrada había una mesa en cada lado de la entrada que servía para matar los animales para el sacrificio que se quema completamente y los sacrificios por el pecado y el de restitución.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Biblia de Jerusalén 1998

Y en el vestíbulo del pórtico había, a cada lado, dos mesas para inmolar sobre ellas el holocausto, el sacrificio por el pecado y el sacrificio de expiación.

Ver Capítulo

Ezequiel 40:39 - Kadosh Israelita Mesiánica

En la entrada de la puerta había dos mesas en un lado y dos en el otro, sobre las cuales sacrificaban las ofrendas quemadas, ofrendas de pecado y las ofendas de culpa.

Ver Capítulo