x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Ezequiel 39:18 - Reina Valera 1960

Ezequiel 39:18

Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de machos cabríos, de bueyes y de toros, engordados todos en Basán.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Nueva Version Internacional

carne de poderosos guerreros, sangre de los príncipes de la tierra, como si fuera de carneros o corderos, de chivos o becerros, todos ellos engordados en Basán.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Nueva Versión Internacional 1999

carne de poderosos guerreros, sangre de los príncipes de la tierra, como si fuera de carneros o corderos, de chivos o becerros, todos ellos engordados en Basán.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Biblia de las Americas

'Comeréis carne de poderosos y beberéis sangre de los príncipes de la tierra, como si fueran carneros, corderos, machos cabríos y toros, engordados todos en Basán.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Dios habla hoy

se comerán la carne de los soldados y beberán la sangre de los gobernantes de la tierra, como si fuera de carneros, corderos, chivos o gordos becerros de Basán.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ustedes comerán la carne de héroes y beberán la sangre de los príncipes de la tierra – machos cabríos, ovejas, carneros y toros, engordados en Bashan, todos ellos. °

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Nueva Traducción Viviente

¡Coman la carne de hombres valientes y beban la sangre de príncipes como si fueran carneros, corderos, cabras y toros; todos animales engordados de Basán!

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Carne de fuertes comereys: y beuereys ſangre de principes de la tierra: de carneros, de corderos, de cabrones, de bueyes, de toros, todos engordados en Baſan.

Ver Capítulo

Ezequiel 39:18 - Reina Valera Antigua 1602

Comeréis carne de fuertes, y beberéis sangre de príncipes de la tierra; de carneros, de corderos, de machos de cabrío, de bueyes, de toros, engordados todos en Basán.

Ver Capítulo