Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 37:25 - Reina Valera 1960

Ezequiel 37:25

Habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será príncipe de ellos para siempre.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Nueva Version Internacional

Habitarán en la tierra que le di a mi siervo Jacob, donde vivieron sus antepasados. Ellos, sus hijos y sus nietos vivirán allí para siempre, y mi siervo David será su príncipe eterno.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Biblia de las Americas

'Y habitarán en la tierra que di a mi siervo Jacob, en la cual habitaron vuestros padres; en ella habitarán ellos y sus hijos, y los hijos de sus hijos para siempre; y mi siervo David será su príncipe para siempre.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Dios habla hoy

Vivirán en el país que di a mi siervo Jacob, donde también vivieron sus antepasados. Allí vivirán siempre ellos y sus hijos y todos sus descendientes; y mi siervo David será siempre su jefe.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Nueva Traducción Viviente

Vivirán en la tierra que le di a mi siervo Jacob, la tierra donde vivieron sus antepasados. Tanto ellos como sus hijos y sus nietos vivirán allí para siempre, de generación en generación; y mi siervo David será su príncipe por siempre.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Palabra de Dios para Todos

Se establecerán en la tierra que le di a mi siervo Jacob*, donde vivieron sus antepasados. Vivirán allí con sus hijos y sus nietos para siempre. Mi siervo David será su líder para siempre.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Biblia de Jerusalén 1998

Habitarán en la tierra que yo di a mi siervo Jacob, donde habitaron vuestros padres. Allí habitarán ellos, sus hijos y los hijos de sus hijos, para siempre, y mi siervo David será su príncipe eternamente.

Ver Capítulo

Ezequiel 37:25 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ellos habitarán en La Tierra que Yo di a Ya'akov mi siervo, donde sus padres vivieron; ellos habitarán allí – ellos, sus hijos, y sus nietos para siempre; y David mi siervo será su gobernante para siempre.

Ver Capítulo