x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Ezequiel 31:4 - Reina Valera 1960

Ezequiel 31:4

Las aguas lo hicieron crecer, lo encumbró el abismo; sus ríos corrían alrededor de su pie, y a todos los árboles del campo enviaba sus corrientes.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Traducción en Lenguaje Actual

La lluvia y el agua del suelo te han hecho crecer; los ríos que te rodean te riegan con sus corrientes, como a los árboles del bosque.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Nueva Version Internacional

Las aguas lo hicieron crecer; las corrientes profundas lo nutrieron. Sus ríos corrían en torno a sus raíces; sus acequias regaban todos los árboles del campo.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Las aguas lo hicieron crecer; las corrientes profundas lo nutrieron. Sus ríos corrían en torno a sus raíces; sus acequias regaban todos los árboles del campo.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Biblia de las Americas

"Las aguas lo hicieron crecer y las corrientes profundas lo encumbraron; con sus ríos se extendía en torno al lugar donde estaba plantado, y enviaba sus corrientes a todos los árboles del campo.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Dios habla hoy

La lluvia y el agua del suelo le ayudaron a crecer; se formaron ríos alrededor de donde estaba plantado; sus corrientes regaron todos los árboles de la región.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

El agua lo nutría; la profundidad lo hizo crecer, mandado sus ríos al lugar donde estaba plantado, mandando sus arroyos a todos los árboles en los campos.[146]

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Nueva Traducción Viviente

Los manantiales profundos lo regaban y lo ayudaban a crecer alto y frondoso. El agua corría a su alrededor como un río y fluía hacia todos los árboles cercanos.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Las aguas lo hizieron crecer, el abiſmo lo encumbró: ſus rios yuan àlderredor de ſu pie, y à todos los arboles del campo embiaua ſus corrientes.

Ver Capítulo

Ezequiel 31:4 - Reina Valera Antigua 1602

Las aguas lo hicieron crecer, encumbrólo el abismo: sus ríos iban alrededor de su pie, y á todos los árboles del campo enviaba sus corrientes.

Ver Capítulo