x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Eclesiastés 2:10 - Reina Valera 1960

Eclesiastés 2:10

No negué a mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo; y esta fue mi parte de toda mi faena.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Hice todo lo que quise, todo lo que se me ocurrió. Disfruté plenamente de todos mis trabajos, pues bien ganado me lo tenía.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Nueva Version Internacional

No le negué a mis ojos ningún deseo, ni a mi *corazón privé de placer alguno, sino que disfrutó de todos mis afanes. ¡Sólo eso saqué de tanto afanarme!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Nueva Versión Internacional 1999

No le negué a mis ojos ningún deseo, ni a mi corazón privé de placer alguno, sino que disfrutó de todos mis afanes. ¡Sólo eso saqué de tanto afanarme!

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Biblia de las Americas

Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Dios habla hoy

Nunca me negué ningún deseo; jamás me negué ninguna diversión. Gocé de corazón con todos mis trabajos, y ese gozo fue mi recompensa.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

No negué a mis ojos nada que ellos querían. No retuve ningún regocijo de mi corazón; y mi corazón se regocijó en todo mi trabajo, y ésta fue la porción de mi trabajo.[11]

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Nueva Traducción Viviente

Todo lo que quise lo hice mío; no me negué ningún placer. Hasta descubrí que me daba gran satisfacción trabajar mucho, la recompensa de toda mi labor;

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - La Biblia del Oso  RV1569

No negué à mis ojos ninguna coſa q̃ deßeaßen: ni aparté à mi coraçon de toda alegria: porq̃ mi coraçon gozó de todo mi trabajo: y eſta fué mi parte de todo mi trabajo.

Ver Capítulo

Eclesiastés 2:10 - Reina Valera Antigua 1602

No negué á mis ojos ninguna cosa que desearan, ni aparté mi corazón de placer alguno, porque mi corazón gozó de todo mi trabajo: y ésta fué mi parte de toda mi faena.

Ver Capítulo