Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Daniel 8:5 - Reina Valera 1960

Daniel 8:5

Mientras yo consideraba esto, he aquí un macho cabrío venía del lado del poniente sobre la faz de toda la tierra, sin tocar tierra; y aquel macho cabrío tenía un cuerno notable entre sus ojos.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Traducción en Lenguaje Actual

»Mientras yo pensaba en lo que había visto, vi que del oeste venía un chivo. Tenía un cuerno muy grande entre los dos ojos, y corría con tanta rapidez que parecía que volaba.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Nueva Version Internacional

"Mientras reflexionaba yo al respecto, de pronto surgió del oeste un macho cabrío, con un cuerno enorme entre los ojos, y cruzó toda la tierra sin tocar siquiera el suelo.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Biblia de las Americas

Estando yo observando, he aquí, un macho cabrío venía del occidente sobre la superficie de toda la tierra sin tocar el suelo; el macho cabrío tenía un cuerno prominente entre los ojos.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Dios habla hoy

"Todavía estaba yo pensando en lo que había visto, cuando me di cuenta de que un chivo venía del oeste, corriendo tan deprisa que ni siquiera tocaba el suelo. Este chivo tenía un gran cuerno entre los ojos,

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Nueva Traducción Viviente

Mientras yo observaba, de pronto apareció un chivo desde el occidente y atravesó el campo con tanta rapidez que ni siquiera tocó la tierra. Este chivo, que tenía un cuerno enorme entre los ojos,

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Palabra de Dios para Todos

Mientras miraba al carnero, vi que un chivo apareció desde el occidente. El chivo andaba por toda la tierra sin tocar el suelo. Además, el chivo tenía un cuerno muy vistoso en medio de los ojos.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Biblia de Jerusalén 1998

Estaba todavía reflexionando, cuando vi un macho cabrío que venía de occidente, recorriendo toda la tierra sin tocar el suelo; el macho cabrío tenía un cuerno magnífico entre los ojos.

Ver Capítulo

Daniel 8:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo estaba comenzando a entender, cuando un macho cabrío vino del suroeste, pasando por toda la tierra sin tocar el suelo. El macho cabrío tenía un cuerno prominente entre sus ojos.

Ver Capítulo