x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Daniel 7:10 - Reina Valera 1960

Daniel 7:10

Un río de fuego procedía y salía de delante de él; millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él; el Juez se sentó, y los libros fueron abiertos.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Nueva Version Internacional

De su presencia brotaba un torrente de fuego. Miles y millares le servían, centenares de miles lo atendían. Al iniciarse el juicio, los libros fueron abiertos.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Nueva Versión Internacional 1999

De su presencia brotaba un torrente de fuego. Miles y millares le servían, centenares de miles lo atendían. Al iniciarse el juicio, los libros fueron abiertos.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Biblia de las Americas

Un río de fuego corría, saliendo de delante de El. Miles de millares le servían, y miríadas de miríadas estaban en pie delante de El. El tribunal se sentó, y se abrieron los libros.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Dios habla hoy

y un río de fuego salía de delante de él. Miles y miles le servían, y millones y millones estaban de pie en su presencia. El tribunal dio principio a la sesión, y los libros fueron abiertos. [5]

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Un destello de fuego fluía de su presencia; miles y miles le ministraban a El, millones y millones estaban delante de El. Entonces la corte fue convocada, y los libros fueron abiertos.[59]

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Nueva Traducción Viviente

y un río de fuego brotaba de su presencia. Millones de ángeles le atendían; muchos millones se pusieron de pie para servirle. Entonces comenzó la sesión del tribunal y se abrieron los libros.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Vn rio de fuego procedia, y ſalia de delante de el, millares de millares le ſeruian, y millones de millones aßiſtian delante deel: el Iuez ſe aßentó y los libros ſe abrieron.

Ver Capítulo

Daniel 7:10 - Reina Valera Antigua 1602

Un río de fuego procedía y salía de delante de él: millares de millares le servían, y millones de millones asistían delante de él: el Juez se sentó, y los libros se abrieron.

Ver Capítulo