Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Colosenses 3:22 - Reina Valera 1960

Colosenses 3:22

Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Traducción en Lenguaje Actual

Ustedes, los esclavos, deben obedecer en todo a sus amos aquí en la tierra. No lo hagan para quedar bien con ellos, y sólo cuando los estén mirando. Más bien, háganlo con sinceridad y por respeto al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Nueva Version Internacional

Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales, no sólo cuando los estén mirando, como los que quieren ganarse el favor humano, sino con integridad de corazón y por respeto al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Biblia de las Americas

Siervos, obedeced en todo a vuestros amos en la tierra, no para ser vistos, como los que quieren agradar a los hombres, sino con sinceridad de corazón, temiendo al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Dios habla hoy

Esclavos, obedezcan en todo a quienes aquí en la tierra son sus amos, no solamente cuando ellos los estén mirando, para quedar bien con ellos, sino de corazón sincero, por temor al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Nueva Traducción Viviente

Esclavos, obedezcan en todo a sus amos terrenales. Traten de agradarlos todo el tiempo, no sólo cuando ellos los observan. Sírvanlos con sinceridad debido al temor reverente que ustedes tienen al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Palabra de Dios para Todos

Siervos, siempre obedezcan a su amo en todo, incluso cuando no los esté mirando. Porque más que agradar a la gente, lo que les debe importar es trabajar honestamente por respeto al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Biblia de Jerusalén 1998

Esclavos, obedeced en todo a vuestros amos de este mundo, no porque os ven, como quien busca agradar a los hombres, sino con sencillez de corazón, temiendo al Señor.

Ver Capítulo

Colosenses 3:22 - Kadosh Israelita Mesiánica

Esclavos, obedezcan a sus amos humanos en todo, no sirviendo solamente cuando ellos están vigilando, para ganar sus favores, sino con un corazón sincero, temiendo al Adón.

Ver Capítulo