x

Biblia Online

Anuncios


Apocalipsis 9:19 - Reina Valera 1960

Apocalipsis 9:19

Pues el poder de los caballos estaba en su boca y en sus colas; porque sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas, y con ellas dañaban.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Traducción en Lenguaje Actual

Las colas de los caballos parecían serpientes, y con sus cabezas herían a la gente. Es decir, los caballos tenían poder en el hocico y en la cola.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Nueva Version Internacional

Es que el poder de los caballos radicaba en su boca y en su cola; pues sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas con las que hacían daño.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Nueva Versión Internacional 1999

Es que el poder de los caballos radicaba en su boca y en su cola; pues sus colas, semejantes a serpientes, tenían cabezas con las que hacían daño.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Biblia de las Americas

Porque el poder de los caballos está en su boca y en sus colas; pues sus colas son semejantes a serpientes, tienen cabezas y con ellas hacen daño.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Dios habla hoy

Porque el poder de los caballos estaba en su boca y en su cola; pues sus colas parecían serpientes, y dañaban con sus cabezas.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque el poder de los caballos estaba en sus bocas; y también en sus colas, pues sus colas eran como serpientes con cabeza, y con ellas podían causar daño.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Nueva Traducción Viviente

El poder de estos caballos estaba en la boca y en la cola, pues sus colas tenían cabezas como de serpiente, con el poder para herir a la gente.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - La Biblia del Oso  RV1569

Porque ſu potencia eſtá en ſu boca y en ſus colas. Porque ſus colas eran ſemejantes à ſerpientes que tienen cabeças, y por ellas dañan.

Ver Capítulo

Apocalipsis 9:19 - Reina Valera Antigua 1602

Porque su poder está en su boca y en sus colas: porque sus colas eran semejantes á serpientes, y tenían cabezas, y con ellas dañan.

Ver Capítulo