x

Biblia Online

Anuncios


Apocalipsis 20:11 - Reina Valera 1960

Apocalipsis 20:11

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de delante del cual huyeron la tierra y el cielo, y ningún lugar se encontró para ellos.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Traducción en Lenguaje Actual

Entonces vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él. Y en su presencia desaparecieron la tierra y el cielo, y nadie volvió a verlos.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Nueva Version Internacional

Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Nueva Versión Internacional 1999

Juicio de los muertos Luego vi un gran trono blanco y a alguien que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, sin dejar rastro alguno.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Biblia de las Americas

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él, de cuya presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se halló lugar para ellos.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Dios habla hoy

Vi un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él. [4] delante de su presencia desaparecieron completamente la tierra y el cielo, y no se los volvió a ver por ninguna parte.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Kadosh Israelita Mesiánica

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. El cielo y la tierra huyeron de su presencia, y ningún lugar fue encontrado para ellos.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Nueva Traducción Viviente

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado en él. La tierra y el cielo huyeron de su presencia, pero no encontraron ningún lugar donde esconderse.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - La Biblia del Oso  RV1569

Y vide vn gran throno blanco, y alque eſtaua ſentado ſobre el, de delante delqual huyó la tierra y el cielo: y no ſe hà hallado el lugar de ellos.

Ver Capítulo

Apocalipsis 20:11 - Reina Valera Antigua 1602

Y vi un gran trono blanco y al que estaba sentado sobre él, de delante del cual huyó la tierra y el cielo; y no fué hallado el lugar de ellos.

Ver Capítulo