x

Biblia Online

Anuncios


Abdías 1:14 - Reina Valera 1960

Abdías 1:14

Tampoco debiste haberte parado en las encrucijadas para matar a los que de ellos escapasen; ni debiste haber entregado a los que quedaban en el día de angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Traducción en Lenguaje Actual

No debiste quedarte donde se cruzan los caminos para matar allí a los que huían, ni debiste haberlos entregado en manos de sus enemigos cuando ya no sabían qué hacer.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Nueva Version Internacional

No debiste aguardar en los angostos caminos para matar a los que huían. No debiste entregar a los sobrevivientes en el día de su angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Nueva Versión Internacional 1999

No debiste aguardar en los angostos caminos para matar a los que huían. No debiste entregar a los sobrevivientes en el día de su angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Biblia de las Americas

No te apostes en la encrucijada para exterminar a sus fugitivos, y no entregues a sus sobrevivientes en el día de su angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Dios habla hoy

Tampoco debiste haberte parado en las encrucijadas para matar a los que de ellos escapaban; ni debiste haber entregado a los que quedaban en el día de angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Kadosh Israelita Mesiánica

No te debiste haber parado en las encrucijadas ° para destruir totalmente a sus fugitivos, [10] ° ni haber entregado a sus sobrevivientes en un día de aflicción." °

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Nueva Traducción Viviente

No debiste pararte en la encrucijada para matar a los que intentaban escapar. No debiste capturar y entregar a los sobrevivientes en su terrible tiempo de angustia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - La Biblia del Oso  RV1569

Ni auias de pararte álas encrucijadas para matar los que de ellos eſcaparan: ni auias de entregar tu los que quedauan enel dia del anguſtia.

Ver Capítulo

Abdías 1:14 - Reina Valera Antigua 1602

Tampoco habías de haberte parado en las encrucijadas, para matar los que de ellos escapasen; ni habías tú de haber entregado los que quedaban en el día de angustia.

Ver Capítulo