Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Reyes 6:30 - Reina Valera 1960

2 Reyes 6:30

Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, y pasó así por el muro; y el pueblo vio el cilicio que traía interiormente sobre su cuerpo.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando el rey escuchó lo que dijo la mujer, se enojó tanto que rompió su ropa, y como estaba sobre el muro, la gente pudo ver que llevaba puesta ropa áspera.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Nueva Version Internacional

Al oír la queja de la mujer, el rey se rasgó las vestiduras. Luego reanudó su recorrido por la muralla, y la gente pudo ver que bajo su túnica real iba vestido de luto.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Biblia de las Americas

Y sucedió que cuando el rey oyó las palabras de la mujer, rasgó sus vestidos y como él pasaba por la muralla, la gente miró, y vio que interiormente, llevaba cilicio sobre su cuerpo.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Dios habla hoy

Cuando el rey oyó las palabras de aquella mujer, rasgó sus vestidos, pasó por el muro y el pueblo vio las ropas ásperas que traía ceñidas a su cuerpo. [11]

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Nueva Traducción Viviente

Cuando el rey oyó esto, rasgó sus vestiduras en señal de desesperación; y como seguía caminando por la muralla, la gente pudo ver que debajo del manto real tenía tela áspera puesta directamente sobre la piel.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Palabra de Dios para Todos

Cuando el rey escuchó lo que le dijo, la mujer rompió su vestido. Mientras caminaba por el muro, la gente vio que llevaba como ropa interior la ropa áspera que significaba que estaba triste.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Biblia de Jerusalén 1998

Cuando el rey oyó las palabras de la mujer rasgó sus vestiduras. Pasaba a lo largo de la muralla y el pueblo pudo ver que llevaba debajo un sayal.

Ver Capítulo

2 Reyes 6:30 - Kadosh Israelita Mesiánica

Cuando el rey oyó lo que la mujer dijo se rasgó las vestiduras. En ese momento, él pasaba por el muro; y cuando la gente miró, ellos lo vieron allí con cilicio sobre su cuerpo.

Ver Capítulo