Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Reyes 21:13 - Reina Valera 1960

2 Reyes 21:13

Y extenderé sobre Jerusalén el cordel de Samaria y la plomada de la casa de Acab; y limpiaré a Jerusalén como se limpia un plato, que se friega y se vuelve boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Traducción en Lenguaje Actual

»De Jerusalén no va a quedar nada. La voy a castigar como castigué a Samaria y a la familia de Ahab. Quedará vacía, como un plato que se limpia y se vuelca para dejarlo secar.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Nueva Version Internacional

Extenderé sobre Jerusalén el mismo cordel con que medí a Samaria, y la misma plomada con que señalé a la familia de Acab. Voy a tratar a Jerusalén como se hace con un plato que se restriega y se pone boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Biblia de las Americas

"Extenderé sobre Jerusalén el cordel de Samaria y la plomada de la casa de Acab, y limpiaré a Jerusalén como se limpia un plato, limpiándolo y volviéndolo boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Dios habla hoy

Mediré a Jerusalén con la misma medida que a Samaria y la misma plomada que a la casa de Acab. [4] Limpiaré a Jerusalén como se limpia un plato que se friega y se vuelve boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Nueva Traducción Viviente

Juzgaré a Israel con el mismo criterio que usé para juzgar a Samaria y con la misma medida* que usé con la familia de Acab. Barreré por completo a la gente de Jerusalén como cuando uno limpia un plato y lo pone boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Palabra de Dios para Todos

Mediré a Jerusalén con la misma medida que medí a Samaria y usaré la misma plomada que usé para juzgar a la familia de Acab. Limpiaré a Jerusalén como quien lava y restriega un plato y lo pone boca abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Biblia de Jerusalén 1998

Aplicaré a Jerusalén la misma medida que a Samaría y los mismos pesos que a la casa de Ajab; fregaré a Jerusalén como se friega un plato y se le deja cara abajo.

Ver Capítulo

2 Reyes 21:13 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo mediré a Yerushalayim con la misma cuerda de medir que usé sobre Shomron, la misma plomada que la de la casa de Ajav. Yo restregaré a Yerushalayim hasta limpiarla tal como se limpia una vasija, restregándola y volviéndola a revés.

Ver Capítulo