x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



2 Crónicas 30:16 - Reina Valera 1960

2 Crónicas 30:16

Y tomaron su lugar en los turnos de costumbre, conforme a la ley de Moisés varón de Dios; y los sacerdotes esparcían la sangre que recibían de manos de los levitas.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Nueva Version Internacional

después de lo cual ocuparon sus respectivos puestos, conforme a la *ley de Moisés, hombre de Dios. Los levitas entregaban la sangre a los sacerdotes, y éstos la rociaban.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Nueva Versión Internacional 1999

después de lo cual ocuparon sus respectivos puestos, conforme a la ley de Moisés, hombre de Dios. Los levitas entregaban la sangre a los sacerdotes, y éstos la rociaban.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Biblia de las Americas

Y se colocaron en sus puestos según su costumbre, conforme a la ley de Moisés, hombre de Dios; los sacerdotes rociaban la sangre que recibían de mano de los levitas.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Dios habla hoy

Luego ocuparon sus puestos, según les está asignado en la ley de Moisés, hombre de Dios. Los sacerdotes rociaban la sangre que les entregaban los levitas.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ahora ellos estaban en sus estaciones, conforme a la ordenanza, de acuerdo al mandamiento de Moshe el hombre de Elohim; los kohanim recibieron la sangre de las manos de los Leviim.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Nueva Traducción Viviente

Después ocuparon sus lugares en el templo, tal como estaba establecido en la ley de Moisés, hombre de Dios. Los levitas llevaron la sangre de los sacrificios a los sacerdotes, quienes la rociaron sobre el altar.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - La Biblia del Oso  RV1569

Y puſieronſe en ſu orden conforme à ſu coſtumbre, conforme à la Ley de Moyſen Varon de Dios los Sacerdotes eſparziã la ſangre de la mano de los Leuitas.

Ver Capítulo

2 Crónicas 30:16 - Reina Valera Antigua 1602

Y pusiéronse en su orden conforme á su costumbre, conforme á la ley de Moisés varón de Dios; los sacerdotes esparcían la sangre que recibían de manos de los Levitas:

Ver Capítulo