Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 4:18 - Reina Valera 1960

2 Corintios 4:18

no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Traducción en Lenguaje Actual

Porque nosotros no nos preocupamos por lo que nos pasa en esta vida, que pronto acabará. Al contrario, nos preocupamos por lo que nos pasará en la vida que tendremos en el cielo. Ahora no sabemos cómo será esa vida. Lo que sí sabemos es que será eterna.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Nueva Version Internacional

Así que no nos fijamos en lo visible sino en lo invisible, ya que lo que se ve es pasajero, mientras que lo que no se ve es eterno.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Biblia de las Americas

al no poner nuestra vista en las cosas que se ven, sino en las que no se ven; porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Dios habla hoy

Porque no nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve, y a que las cosas que se ven son pasajeras, pero las que no se ven son eternas.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Nueva Traducción Viviente

Así que no miramos las dificultades que ahora vemos; en cambio, fijamos nuestra vista en cosas que no pueden verse. Pues las cosas que ahora podemos ver pronto se habrán ido, pero las cosas que no podemos ver permanecerán para siempre.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Palabra de Dios para Todos

A nosotros no nos interesa lo que se puede ver, sino lo que no se puede ver, porque lo que se puede ver, sólo dura poco tiempo. En cambio, lo que no se puede ver, dura para siempre.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Biblia de Jerusalén 1998

a cuantos no ponemos nuestros ojos en las cosas visibles, sino en las invisibles; pues las cosas visibles son pasajeras, mas las invisibles son eternas.

Ver Capítulo

2 Corintios 4:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Nos concentramos no en las cosas que se ven, sino en las que no se ven. Puesto que las cosas que se ven son temporales, pero las cosas que no se ven son eternas.

Ver Capítulo