Biblia Todo Logo

La Biblia Online


2 Corintios 3:7 - Reina Valera 1960

2 Corintios 3:7

Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, tanto que los hijos de Israel no pudieron fijar la vista en el rostro de Moisés a causa de la gloria de su rostro, la cual había de perecer,

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Traducción en Lenguaje Actual

Dios escribió la ley en tablas de piedra, y se la entregó a Moisés. Aquel momento fue tan grandioso, que la cara de Moisés resplandecía. Y el resplandor era tan fuerte que los israelitas no podían mirar a Moisés cara a cara. Sin embargo, ese brillo pronto iba a desaparecer. Si la entrega de esa ley fue tan grandiosa, el anuncio de la salvación será más grandioso todavía. Porque esa ley dice que merecemos morir por nuestros pecados. Pero gracias a lo que el Espíritu Santo hizo en nosotros, Dios nos declara inocentes.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Nueva Version Internacional

El ministerio que causaba muerte, el que estaba grabado con letras en piedra, fue tan glorioso que los israelitas no podían mirar la cara de Moisés debido a la gloria que se reflejaba en su rostro, la cual ya se estaba extinguiendo.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Biblia de las Americas

Y si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue con gloria, de tal manera que los hijos de Israel no podían fijar la vista en el rostro de Moisés por causa de la gloria de su rostro, que se desvanecía,

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Dios habla hoy

Si la promulgación de una ley que llevaba a la muerte y que estaba grabada sobre tablas de piedra[2] se hizo con tanta gloria que los israelitas ni siquiera podían mirar la cara de Moisés, [3] debido a que ese resplandor destinado a desaparecer era tan grande,

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Nueva Traducción Viviente

El camino* antiguo, con leyes grabadas en piedra, conducía a la muerte, aunque comenzó con tanta gloria que el pueblo de Israel no podía mirar la cara de Moisés. Pues su rostro brillaba con la gloria de Dios, aun cuando el brillo ya estaba desvaneciéndose.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Palabra de Dios para Todos

El antiguo pacto que llevaba a la muerte y que estaba escrito sobre piedras llegó con tanto esplendor que la gente de Israel no podía mirar el rostro de Moisés por mucho tiempo. Su rostro brillaba con una gloria inmensa que, sin embargo, estaba destinada a desaparecer.

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Biblia de Jerusalén 1998

Que si el ministerio de la muerte, grabado con letras sobre tablas de piedra, resultó glorioso hasta el punto de no poder los hijos de Israel fijar su vista en el rostro de Moisés a causa del resplandor de su rostro, aunque pasajero,

Ver Capítulo

2 Corintios 3:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ahora, si eso que trajo muerte, por medio de un texto escrito grabado en tablas de piedra vino con gloria; tal gloria que el pueblo de Yisra'el no podía mirar a Moshe a la cara por causa del resplandor de su rostro, aunque el resplandor estaba desapareciendo;

Ver Capítulo