Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Samuel 30:17 - Reina Valera 1960

1 Samuel 30:17

Y los hirió David desde aquella mañana hasta la tarde del día siguiente; y no escapó de ellos ninguno, sino cuatrocientos jóvenes que montaron sobre los camellos y huyeron.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Traducción en Lenguaje Actual

Al amanecer, David los atacó, y la batalla duró hasta la noche del día siguiente. David mató a todos los amalecitas. Sólo se salvaron cuatrocientos jóvenes, que montaron en camellos y lograron escapar.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Nueva Version Internacional

David los atacó al amanecer y los combatió hasta la tarde del día siguiente. Los únicos que lograron escapar fueron cuatrocientos muchachos que huyeron en sus camellos.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Biblia de las Americas

Y los hirió David desde el anochecer hasta el atardecer del día siguiente, ninguno de ellos escapó, excepto cuatrocientos jóvenes que montaron en camellos y huyeron.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Dios habla hoy

Entonces David los atacó desde la mañana hasta la tarde, y los destruyó por completo, menos a cuatrocientos muchachos que montaron en sus camellos y lograron escapar.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Nueva Traducción Viviente

Entonces David y sus hombres se lanzaron contra ellos y los mataron durante toda la noche y durante todo el día siguiente hasta la tarde. Ninguno de los amalecitas escapó, excepto cuatrocientos jóvenes que huyeron en camellos.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Palabra de Dios para Todos

David los atacó y los mató. Pelearon desde el amanecer hasta el anochecer del siguiente día. Ninguno de los amalecitas logró escapar, excepto por cuatrocientos hombres que se montaron en sus camellos y huyeron.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Biblia de Jerusalén 1998

David los batió desde el alba al anochecer; sólo se salvaron de entre ellos cuatrocientos jóvenes, que montaron en camellos y huyeron.

Ver Capítulo

1 Samuel 30:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

David los atacó el día siguiente desde el amanecer hasta la noche. Ni uno de ellos escapó, excepto cuatrocientos jóvenes que se montaron en camellos y se escaparon.

Ver Capítulo