Biblia Todo Logo

La Biblia Online


1 Reyes 6:27 - Reina Valera 1960

1 Reyes 6:27

Puso estos querubines dentro de la casa en el lugar santísimo, los cuales extendían sus alas, de modo que el ala de uno tocaba una pared, y el ala del otro tocaba la otra pared, y las otras dos alas se tocaban la una a la otra en medio de la casa.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Nueva Version Internacional

Salomón puso los querubines con sus alas extendidas en medio del recinto interior del templo. Con una de sus alas, cada querubín tocaba una pared, mientras que sus otras alas se tocaban en medio del santuario.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Biblia de las Americas

Colocó los querubines en medio de la casa interior; las alas de los querubines se extendían de modo que el ala del uno tocaba una pared y el ala del otro querubín tocaba la otra pared. Sus otras dos alas se tocaban ala con ala en el centro de la casa.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Dios habla hoy

Puso estos querubines dentro de la Casa en el Lugar santísimo, los cuales tenían sus alas extendidas, de modo que el ala de uno tocaba una pared, y el ala del otro tocaba la otra pared, mientras las otras dos alas se tocaban la una a la otra en medio de la Casa.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Nueva Traducción Viviente

Salomón los puso en el santuario interior del templo, uno al lado del otro, con las alas extendidas, de modo que las alas interiores se tocaban en el centro de la sala y las exteriores se extendían hasta las paredes;

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Palabra de Dios para Todos

Colocó a los dos querubines en medio del templo. Sus alas se extendían hasta tocarse las puntas y las puntas tocaban la pared.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Biblia de Jerusalén 1998

Colocó los querubines en medio del recinto interior. Los querubines tenían las alas desplegadas. Cada uno tocaba un muro con un ala y en el centro del templo se tocaban uno al otro, ala con ala.

Ver Capítulo

1 Reyes 6:27 - Kadosh Israelita Mesiánica

El puso los keruvim en parte más interna de la casa; las alas de los keruvim estaban extendidas, así el ala de uno tocaba una pared y el ala del otro tocaba la otra pared; sus alas se tocaban una a la otra en el medio de la casa.[37]

Ver Capítulo