x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Zacarías 3:8 - Nueva Version Internacional

Zacarías 3:8

"Escucha, Josué, sumo sacerdote, y que lo oigan tus compañeros, que se sientan en tu presencia y que son un buen presagio: Estoy por traer a mi siervo, estoy por traer al Renuevo.

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Reina Valera 1960

Escucha pues, ahora, Josué sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, porque son varones simbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo.

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Nueva Versión Internacional 1999

» ”Escucha, Josué, sumo sacerdote, y que lo oigan tus compañeros, que se sientan en tu presencia y que son un buen presagio: Estoy por traer a mi siervo, estoy por traer al Renuevo.

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Biblia de las Americas

"Escucha ahora, Josué, sumo sacerdote, tú y tus compañeros que se sientan ante ti, que son hombres de presagio, pues he aquí, yo voy a traer a mi siervo, el Renuevo.

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Dios habla hoy

Escucha bien, Josué, tú que eres el sumo sacerdote, y que escuchen también tus compañeros de la junta sacerdotal, pues todos ustedes son como una señal profética: Voy a traer a mi siervo, el Retoño. [4]

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

Escucha, kohen hagadol Yehoshúa, ambos tú y tus colegas que están aquí sentados ante ti, porque estos hombres son una señal que voy a traer mi siervo Tzemaj [el retoño]. [20]

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Nueva Traducción Viviente

»”Escúchenme, oh Jesúa, sumo sacerdote, y ustedes los demás sacerdotes. Ustedes son símbolos de lo que está por venir. Pronto traeré a mi siervo llamado la Rama.

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Eſcucha pues aora Ioſue Gran Sacerdote, tu y tus amigos que ſe ſientan delante de ti, porque ſon varones prodigioſos: Heaqui q̃ yo traygo à mi ſieruo Renueuo;

Ver Capítulo

Zacarías 3:8 - Reina Valera Antigua 1602

Escucha pues ahora, Josué gran sacerdote, tú, y tus amigos que se sientan delante de ti; porque son varones simbólicos: He aquí, yo traigo á mi siervo, el Pimpollo.

Ver Capítulo