x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Santiago 3:4 - Nueva Version Internacional

Santiago 3:4

Fíjense también en los barcos. A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos, se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Reina Valera 1960

Mirad también las naves; aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde el que las gobierna quiere.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Algo parecido pasa con los barcos. Por grande que sea un barco, y por fuertes que sean los vientos que lo empujan, el navegante puede controlarlo con un timón muy pequeño.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Nueva Versión Internacional 1999

Fíjense también en los barcos. A pesar de ser tan grandes y de ser impulsados por fuertes vientos, se gobiernan por un pequeño timón a voluntad del piloto.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Biblia de las Americas

Mirad también las naves; aunque son tan grandes e impulsadas por fuertes vientos, son, sin embargo, dirigidas mediante un timón muy pequeño por donde la voluntad del piloto quiere.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Dios habla hoy

Y fíjense también en los barcos: aunque son tan grandes y los vientos que los empujan son fuertes, los pilotos, con un pequeño timón, los guían por donde quieren.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Y piensen en un barco; a pesar que es enorme y empujado por fuertes vientos, aún el piloto lo puede guiar para donde quiera con tan sólo un pequeño timón.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Nueva Traducción Viviente

También un pequeño timón hace que un enorme barco gire adonde desee el capitán, por fuertes que sean los vientos.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - La Biblia del Oso  RV1569

Heaqui tambien las naos, ſiendo tan grandes, y ſiendo lleuadas de impetuoſos vientos, ſon gouernadas con vn muy pequeño gouernalle por donde quiera q̃ qui ſiere la gana del que gouierna.

Ver Capítulo

Santiago 3:4 - Reina Valera Antigua 1602

Mirad también las naves: aunque tan grandes, y llevadas de impetuosos vientos, son gobernadas con un muy pequeño timón por donde quisiere el que las gobierna.

Ver Capítulo