Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Salmos 38:3 - Nueva Version Internacional

Salmos 38:3

Por causa de tu indignación no hay nada sano en mi cuerpo; por causa de mi pecado mis huesos no hallan descanso.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Reina Valera 1960

Nada hay sano en mi carne, a causa de tu ira; Ni hay paz en mis huesos, a causa de mi pecado.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Traducción en Lenguaje Actual

Tan grande ha sido tu disgusto que nada sano tengo en el cuerpo; tan grande ha sido mi pecado que no tengo paz en los huesos.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Biblia de las Americas

Nada hay sano en mi carne a causa de tu indignación; en mis huesos no hay salud a causa de mi pecado.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Dios habla hoy

Por tu enojo debido a mis pecados, todo mi cuerpo está enfermo; ¡no tengo un solo hueso sano!

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Nueva Traducción Viviente

Debido a tu enojo, todo mi cuerpo está enfermo; mi salud está arruinada a causa de mis pecados.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Palabra de Dios para Todos

Estoy muy mal. Me has castigado severamente, y ahora me invade el dolor.

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Biblia de Jerusalén 1998

En mí llevo clavadas tus saetas, tu mano has descargado sobre mí;

Ver Capítulo

Salmos 38:3 - Kadosh Israelita Mesiánica

No hay ninguna sanidad en mi carne a causa de Tu indignación; no hay Shalom en mis huesos a causa de mis pecados;

Ver Capítulo