Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Romanos 8:23 - Nueva Version Internacional

Romanos 8:23

Y no sólo ella, sino también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos interiormente, mientras aguardamos nuestra adopción como hijos, es decir, la redención de nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Reina Valera 1960

y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, nosotros también gemimos dentro de nosotros mismos, esperando la adopción, la redención de nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Traducción en Lenguaje Actual

Y no sólo sufre el mundo, sino que también sufrimos nosotros, los que tenemos al Espíritu Santo, que es el anticipo de todo lo que Dios nos dará después. Mientras esperamos que Dios nos adopte definitivamente como sus hijos, y nos libere del todo, sufrimos en silencio.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Biblia de las Americas

Y no sólo ella , sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Dios habla hoy

y no solo ella sufre, sino también nosotros, que y a tenemos el Espíritu como anticipo[5] de lo que vamos a recibir. Sufrimos profundamente, esperando el momento de ser adoptados como hijos de Dios, con lo cual serán liberados[6] nuestros cuerpos.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Nueva Traducción Viviente

Y los creyentes también gemimos —aunque tenemos al Espíritu de Dios en nosotros como una muestra anticipada de la gloria futura —porque anhelamos que nuestro cuerpo sea liberado del pecado y el sufrimiento. Nosotros también deseamos con una esperanza ferviente que llegue el día en que Dios nos dé todos nuestros derechos como sus hijos adoptivos,* incluido el nuevo cuerpo que nos prometió.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Palabra de Dios para Todos

No sólo el mundo, sino también nosotros sufrimos, pero ya tenemos el Espíritu como anticipo de la promesa de Dios. Ahora esperamos que Dios nos dé todos los derechos como hijos suyos cuando nuestros cuerpos sean liberados.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Biblia de Jerusalén 1998

Y no sólo ella; también nosotros, que poseemos las primicias del Espíritu, nosotros mismos gemimos en nuestro interior anhelando el rescate de nuestro cuerpo.

Ver Capítulo

Romanos 8:23 - Kadosh Israelita Mesiánica

y no tan sólo ella, sino nosotros mismos, que tenemos las primicias del Ruaj, gemimos interiormente, mientras esperamos ansiosamente que seamos hechos hijos, esto es, que tengamos nuestros cuerpos enteros redimidos y puestos en libertad.

Ver Capítulo