x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Romanos 8:10 - Nueva Version Internacional

Romanos 8:10

Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida* a causa de la justicia.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Reina Valera 1960

Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, mas el espíritu vive a causa de la justicia.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Traducción en Lenguaje Actual

Por culpa del pecado, sus cuerpos tienen que morir. Pero si Cristo vive en ustedes, también el espíritu de ustedes vivirá, porque Dios los habrá declarado inocentes.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero si Cristo está en ustedes, el cuerpo está muerto a causa del pecado, pero el Espíritu que está en ustedes es vida[j] a causa de la justicia.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Biblia de las Americas

Y si Cristo está en vosotros, aunque el cuerpo esté muerto a causa del pecado, sin embargo, el espíritu está vivo a causa de la justicia.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Dios habla hoy

Pero si Cristo vive en ustedes, el espíritu vive porque Dios los ha hecho justos, aun cuando el cuerpo esté destinado a la muerte por causa del pecado.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Kadosh Israelita Mesiánica

Sin embargo, si el Mashíaj está en ustedes, entonces por un lado, el cuerpo está muerto a causa del pecado; pero por el otro, el Ruaj está dando vida porque YAHWEH los considera justificados.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Nueva Traducción Viviente

Y Cristo vive en ustedes; entonces, aunque el cuerpo morirá por causa del pecado, el Espíritu les da vida,* porque ustedes ya fueron declarados justos a los ojos de Dios.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - La Biblia del Oso  RV1569

Empero ſi el Chriſto eſtá envoſotros el cuerpo à la verdad es muerto à cauſa del peccado: mas el eſpiritu biue à cauſa de la juſticia.

Ver Capítulo

Romanos 8:10 - Reina Valera Antigua 1602

Empero si Cristo está en vosotros, el cuerpo á la verdad está muerto á causa del pecado; mas el espíritu vive á causa de la justicia.

Ver Capítulo