x

Biblia Online

Anuncios


Lucas 4:35 - Nueva Version Internacional

Lucas 4:35

--¡Cállate! --lo reprendió Jesús--. ¡Sal de ese hombre! Entonces el demonio derribó al hombre en medio de la gente y salió de él sin hacerle ningún daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Reina Valera 1960

Y Jesús le reprendió, diciendo: Cállate, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio de ellos, salió de él, y no le hizo daño alguno.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Traducción en Lenguaje Actual

Jesús reprendió al espíritu malo y le dijo: —¡Cállate, y sal de este hombre! Delante de todos, el espíritu malo arrojó al hombre al suelo, y salió de él sin hacerle daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Nueva Versión Internacional 1999

-¡Cállate! -lo reprendió Jesús-. ¡Sal de ese hombre! Entonces el demonio derribó al hombre en medio de la gente y salió de él sin hacerle ningún daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Biblia de las Americas

Jesús entonces lo reprendió, diciendo: ¡Cállate y sal de él! Y después que el demonio lo derribó en medio de ellos, salió de él sin hacerle ningún daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Dios habla hoy

Jesús reprendió a aquel demonio, diciéndole: –¡Cállate y deja a este hombre! Entonces el demonio arrojó al hombre al suelo delante de todos, y salió de él sin hacerle ningún daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero Yahshúa lo reprendió: "¡Cállate y sal de él!" El ruaj demoníaco, arrojando al hombre en medio de la multitud, salió de él sin hacerle daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Nueva Traducción Viviente

—¡Cállate! —lo interrumpió Jesús y le ordenó —: ¡Sal de este hombre! En ese mismo momento, el demonio arrojó al hombre al suelo mientras la multitud miraba; luego salió de él sin hacerle más daño.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - La Biblia del Oso  RV1569

Y IESVS le riñió, diziendo, Emmudece, y ſal de el. Entonces el demonio, derribandolo en medio, ſalió deel: y no le hizo daño alguno.

Ver Capítulo

Lucas 4:35 - Reina Valera Antigua 1602

Y Jesús le increpó, diciendo: Enmudece, y sal de él. Entonces el demonio, derribándole en medio, salió de él, y no le hizo daño alguno.

Ver Capítulo