Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Lamentaciones 1:5 - Nueva Version Internacional

Lamentaciones 1:5

He - Sus enemigos se volvieron sus amos; ¡tranquilos se ven sus adversarios!

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Reina Valera 1960

Sus enemigos han sido hechos príncipes, sus aborrecedores fueron prosperados, Porque Jehová la afligió por la multitud de sus rebeliones; Sus hijos fueron en cautividad delante del enemigo.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Es tanto tu pecado, que Dios te castigó. El enemigo se llevó prisioneros a todos tus habitantes. Ahora el enemigo te domina y vive feliz y contento.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Biblia de las Americas

Sus adversarios se han convertido en sus amos, sus enemigos prosperan, porque el SEÑOR la ha afligido por la multitud de sus transgresiones; sus niños han ido cautivos delante del adversario.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Dios habla hoy

Sus enemigos dominan, sus adversarios prosperan. Es que el Señor la ha afligido por lo mucho que ha pecado. Sus hijos fueron al destierro llevados por el enemigo.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Nueva Traducción Viviente

Sus opresores son ahora sus amos y sus enemigos prosperan, porque el SEÑOR castigó a Jerusalén por sus muchos pecados. Sus hijos fueron capturados y llevados a tierras lejanas.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Palabra de Dios para Todos

Sus enemigos la gobiernan y los que la odian descansan cómodamente. Esto sucedió porque el Señor la castigó por todos sus pecados. Sus enemigos capturaron a sus hijos y se los llevaron lejos.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Biblia de Jerusalén 1998

La domina el enemigo, feliz está el adversario, porque Yahvé la ha afligido, pues son muchos sus delitos. Sus niños partieron al cautiverio delante del enemigo. Vau.

Ver Capítulo

Lamentaciones 1:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

ה Hei Sus opresores se han vuelto la cabeza, ° sus enemigos han prosperado, ° porque YAHWEH la ha afligido a causa de la multitud de sus pecados.[4] Sus pequeños se han ido cautivos, ° delante del rostro de sus opresores.

Ver Capítulo