Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jueces 3:25 - Nueva Version Internacional

Jueces 3:25

Y tanto esperaron que se sintieron desconcertados. Al ver que el rey no abría las puertas de la habitación, las abrieron con una llave. Allí encontraron a su señor tendido en el piso, ya muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Reina Valera 1960

Y habiendo esperado hasta estar confusos, porque él no abría las puertas de la sala, tomaron la llave y abrieron; y he aquí su señor caído en tierra, muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Traducción en Lenguaje Actual

Esperaron afuera un buen rato, pero como el rey no salía, comenzaron a preocuparse. Entonces abrieron las puertas, y encontraron a su rey tendido en el piso y sin vida.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Biblia de las Americas

Y esperaron hasta sentir inquietud, pues he aquí que él no abría las puertas de la sala de la terraza. Entonces tomaron la llave y las abrieron, y he aquí, su señor caído en el suelo, muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Dios habla hoy

Tras mucho esperar, y confusos porque el rey no abría las puertas de la sala, tomaron la llave, abrieron y encontraron a su señor caído en tierra, muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Nueva Traducción Viviente

así que esperaron. Pero al ver que el rey tardaba mucho en salir, se preocuparon y buscaron una llave. Cuando abrieron las puertas, encontraron a su amo muerto en el suelo.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Palabra de Dios para Todos

Los sirvientes esperaron por un largo rato pero el rey no abría la puerta. Finalmente los sirvientes se preocuparon y fueron a traer la llave para abrir la puerta. Cuando entraron vieron a su rey tirado en el piso, muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Biblia de Jerusalén 1998

Estuvieron esperando hasta quedar desconcertados, porque no acababan de abrirse las puertas de la galería. Cogieron la llave y abrieron. Su amo yacía en tierra, muerto.

Ver Capítulo

Jueces 3:25 - Kadosh Israelita Mesiánica

Ellos esperaron hasta que se pusieron avergonzados, pero él aun no abría las puertas de la azotea. Así que ellos tomaron la llave y la abrieron; y allí delante de ellos yacía su amo, muerto en el piso.

Ver Capítulo