x
Biblia Todo Logo

Biblia Online

Anuncios


Jeremías 51:51 - Nueva Version Internacional

Jeremías 51:51

"Sentimos vergüenza por los insultos; estamos cubiertos de deshonra, porque han penetrado extranjeros en el santuario del Señor."

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Reina Valera 1960

Estamos avergonzados, porque oímos la afrenta; la confusión cubrió nuestros rostros, porque vinieron extranjeros contra los santuarios de la casa de Jehová.

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Traducción en Lenguaje Actual

»Los extranjeros no respetaron mi santuario. Por eso ustedes sienten vergüenza, pues oyen que la gente los insulta y se burla de ustedes.

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Nueva Versión Internacional 1999

«Sentimos vergüenza por los insultos; estamos cubiertos de deshonra, porque han penetrado extranjeros en el santuario del Señor.»

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Biblia de las Americas

Estamos avergonzados porque hemos oído la afrenta; la ignominia ha cubierto nuestros rostros, porque extranjeros han entrado en los santuarios de la casa del SEÑOR.

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Dios habla hoy

Ustedes dicen: "Sentimos vergüenza al oír cómo nos insultan. La deshonra cubre nuestros rostros, porque gente extranjera ha entrado hasta los sitios más santos del templo."

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Kadosh Israelita Mesiánica

"El oprobio que hemos oído nos ha avergonzado, desgracia sobre nuestros rostros; porque extranjeros han entrado en los Lugares Kadoshim de la casa de YAHWEH."

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Nueva Traducción Viviente

«Estamos avergonzados —los del pueblo—. Estamos ofendidos y en desgracia porque extranjeros profanaron el templo del SEÑOR».

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - La Biblia del Oso  RV1569

Eſtamos auergonçados, porque oymos la affrenta; cubrió verguẽça nueſtros roſtros, porq̃ vinieron eſtrangeros contra los Sanuarios de la Caſa de Iehoua.

Ver Capítulo

Jeremías 51:51 - Reina Valera Antigua 1602

Estamos avergonzados, porque oímos la afrenta: confusión cubrió nuestros rostros, porque vinieron extranjeros contra los santuarios de la casa de Jehová.

Ver Capítulo