x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Jeremías 51:17 - Nueva Version Internacional

Jeremías 51:17

"Todo *hombre es *necio e ignorante; todo orfebre se avergüenza de sus ídolos. Sus ídolos son una mentira; no tienen aliento de vida.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Reina Valera 1960

Todo hombre se ha infatuado, y no tiene ciencia; se avergüenza todo artífice de su escultura, porque mentira es su ídolo, no tiene espíritu.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Traducción en Lenguaje Actual

»La gente es estúpida, no sabe nada; los ídolos son una vergüenza para quienes los fabrican. Esas imágenes son un engaño; por supuesto, no tienen vida.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Nueva Versión Internacional 1999

»Todo hombre es necio e ignorante; todo orfebre se avergüenza de sus ídolos. Sus ídolos son una mentira; no tienen aliento de vida.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Biblia de las Americas

Toda la humanidad es necia, falta de conocimiento; se avergüenza todo orfebre de sus ídolos, porque sus imágenes fundidas son engaño, y no hay aliento en ellas.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Dios habla hoy

Necio e ignorante es todo hombre. Los ídolos defraudan al que los fabrica: son imágenes engañosas y sin vida;

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Kadosh Israelita Mesiánica

¡A esto todo hombre perdió el entendimiento! ° ¡Todos los orfebres son puestos en vergüenza por sus ídolos! Las figuras que funden son un fraude, no hay aliento en ellos.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Nueva Traducción Viviente

¡Toda la raza humana es necia y le falta conocimiento! Los artesanos quedan deshonrados por los ídolos que hacen, porque sus obras hechas con tanto esmero son un fraude. Estos ídolos no tienen ni aliento ni poder.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - La Biblia del Oso  RV1569

Todo hombre ſe enloquece à eſta ſabiduria: todo platero ſe auerguẽça de la eſculptura, porque mentira es ſu vaziadizo, que no tienen eſpiritu.

Ver Capítulo

Jeremías 51:17 - Reina Valera Antigua 1602

Todo hombre se ha infatuado y es sin ciencia: avergüénzase todo artífice de la escultura, porque mentira es su vaciadizo, que no tiene espíritu.

Ver Capítulo