x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Jeremías 44:18 - Nueva Version Internacional

Jeremías 44:18

Pero desde que dejamos de ofrecer incienso y libaciones a la Reina del Cielo nos ha faltado todo, y el hambre y la espada están acabando con nosotros.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Reina Valera 1960

Mas desde que dejamos de ofrecer incienso a la reina del cielo y de derramarle libaciones, nos falta todo, y a espada y de hambre somos consumidos.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Traducción en Lenguaje Actual

En cambio, desde que dejamos de hacerle ofrendas de incienso y vino, nos ha faltado de todo, y la guerra y el hambre nos están matando.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Nueva Versión Internacional 1999

Pero desde que dejamos de ofrecer incienso y libaciones a la Reina del Cielo nos ha faltado todo, y el hambre y la espada están acabando con nosotros.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Biblia de las Americas

Pero desde que dejamos de quemar sacrificios a la reina del cielo y derramarle libaciones, carecemos de todo, y por la espada y por el hambre hemos sido acabados.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Dios habla hoy

pero desde que dejamos de ofrecer incienso y ofrendas de vino a la Reina del Cielo, nos falta de todo, y nuestra gente muere de hambre o en la guerra.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero desde que cesamos de quemar incienso a la reina del cielo y de derramar ofrendas de libación a ella, carecemos de todo, he mos sido destruidos por la espada y por hambruna."[210]

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Nueva Traducción Viviente

Pero desde que dejamos de quemar incienso a la reina del cielo y dejamos de rendirle culto con ofrendas líquidas, nos hemos visto en tremendos problemas y hemos muerto por guerra y hambre.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - La Biblia del Oso  RV1569

Mas deſde que ceßamos de offrecer ſahumerios à la Reyna del cielo, y de derramarle derramaduras, nos falta todo, y à cuchillo, y à hambre ſomos conſumidos.

Ver Capítulo

Jeremías 44:18 - Reina Valera Antigua 1602

Mas desde que cesamos de ofrecer sahumerios á la reina del cielo, y de derramarle libaciones, nos falta todo, y á cuchillo y á hambre somos consumidos.

Ver Capítulo