Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Jeremías 4:31 - Nueva Version Internacional

Jeremías 4:31

Oigo gritos como de parturienta, gemidos como de primeriza. Son los gemidos de la bella Sión, que respira con dificultad; que extiende los brazos y dice: "¡Ay de mí, que desfallezco! ¡Estoy en manos de asesinos!"

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Reina Valera 1960

Porque oí una voz como de mujer que está de parto, angustia como de primeriza; voz de la hija de Sion que lamenta y extiende sus manos, diciendo: ¡Ay ahora de mí! que mi alma desmaya a causa de los asesinos.

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Traducción en Lenguaje Actual

«Escucho gritos de dolor. ¿Será acaso una mujer dando a luz por primera vez? No, no es eso; son los gritos de Jerusalén que ya no puede respirar, y a gritos pide ayuda. Con los brazos extendidos, dice: “¡Me estoy muriendo! ¡He caído en manos de asesinos!”»

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Biblia de las Americas

Porque oí un grito como de mujer de parto, angustia como de primeriza; era el grito de la hija de Sion que se ahogaba, y extendía sus manos, diciendo: ¡Ay ahora de mí, porque desfallezco ante los asesinos!

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Dios habla hoy

Oigo gritos de dolor, como de una mujer que da a luz a su primer hijo; son los gritos de Sión, que gime, extiende los brazos y dice: '¡Ay de mí! ¡Me van a matar los asesinos!' "

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Nueva Traducción Viviente

Oigo gritos, como los de una mujer que está de parto, los gemidos de una mujer dando a luz su primer hijo. Es la bella Jerusalén,* que respira con dificultad y grita: «¡Socorro! ¡Me están matando!».

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Palabra de Dios para Todos

Oigo gritos de dolor, como de mujer que está dando a luz su primer hijo, que se queja de dolor. Son los gritos de dolor de la hermosa Sión*, jadea, extiende los brazos y dice: “¡Pobre de mí, ya no puedo más y voy a morir en manos de asesinos!”»

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Biblia de Jerusalén 1998

Y entonces oí una voz como de parturienta, gritos como de primeriza: era la voz de la hija de Sión, que gimiendo extendía sus palmas: "¡Ay, pobre de mí, desfallezco a manos de asesinos!"

Ver Capítulo

Jeremías 4:31 - Kadosh Israelita Mesiánica

Porque he oído tu gemir como el de una mujer que está de parto, ° en angustia dando a luz a su primer hijo. Es el sonido de la hija de Tziyon jadeando por aliento según extiend e sus manos: ° "¡Ay de mí! Todo en mí está tan abrumado a causa de los muertos." °

Ver Capítulo