Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Isaías 46:7 - Nueva Version Internacional

Isaías 46:7

Lo levantan en hombros y lo cargan; lo ponen en su lugar, y allí se queda. No se puede mover de su sitio. Por más que clamen a él, no habrá de responderles, ni podrá salvarlos de sus aflicciones.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Reina Valera 1960

Se lo echan sobre los hombros, lo llevan, y lo colocan en su lugar; allí se está, y no se mueve de su sitio. Le gritan, y tampoco responde, ni libra de la tribulación.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Traducción en Lenguaje Actual

Cargan la estatua del dios sobre sus hombros, lo ponen en su sitio, y de allí no se mueve. Por más que griten pidiéndole agua, ese dios no les responde ni puede librarlos de sus males.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Biblia de las Americas

Lo levantan en hombros y lo llevan; lo colocan en su lugar y allí se está. No se mueve de su lugar. Aunque alguno clame a él, no responde, de su angustia no lo libra.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Dios habla hoy

Lo cargan sobre los hombros y se lo llevan; lo colocan sobre un soporte y ahí se queda, sin moverse de su sitio. Por más que gritan pidiéndole ayuda, no les responde ni puede salvarlos de sus angustias.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Nueva Traducción Viviente

Lo llevan sobre los hombros y cuando lo bajan, allí se queda. ¡Ni siquiera se puede mover! Cuando alguien le dirige una oración, no obtiene respuesta; no puede rescatar a nadie de sus dificultades.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Palabra de Dios para Todos

Lo levantan y lo cargan en hombros, lo ponen en su lugar y lo dejan allí. El ídolo no se mueve de donde lo pusieron. Si uno le grita, él no responde; no salvará a nadie de sus angustias.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Biblia de Jerusalén 1998

Se lo cargan al hombro y lo transportan, lo colocan en su sitio y allí se queda. No se mueve de su lugar. Hasta llegan a invocarle, mas no responde, no salva de la angustia.

Ver Capítulo

Isaías 46:7 - Kadosh Israelita Mesiánica

Es cargado en los hombros y llevado, ° entonces lo ponen en su lugar; y allí está. De su lugar no se mueve. Si uno le grita, no puede responder ° ni salvar a nadie de sus aflicciones.

Ver Capítulo