Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Isaías 30:28 - Nueva Version Internacional

Isaías 30:28

Su aliento es cual torrente desbordado que llega hasta el cuello, para zarandear a las naciones en la zaranda destructora. un freno que los desvía.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Reina Valera 1960

Su aliento, cual torrente que inunda; llegará hasta el cuello, para zarandear a las naciones con criba de destrucción; y el freno estará en las quijadas de los pueblos, haciéndoles errar.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Traducción en Lenguaje Actual

El aliento de Dios parece un río desbordado que todo lo inunda. Dios viene contra las naciones, para derrotarlas por completo y hacerlas perder el rumbo.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Biblia de las Americas

y su aliento como un torrente desbordado que llega hasta el cuello, para zarandear a las naciones en una zaranda de destrucción, y poner la brida que conduce a la ruina en las mandíbulas de los pueblos.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Dios habla hoy

su aliento es como un río desbordado que llega hasta el cuello; él viene a poner un yugo a las naciones para llevarlas a la ruina, a poner un freno en la boca de los pueblos para hacerlos extraviar.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Nueva Traducción Viviente

Su ardiente aliento fluye como una inundación hasta el cuello de sus enemigos. Él zarandeará a las naciones soberbias para destrucción; les pondrá el freno en la boca y las llevará a la ruina.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Palabra de Dios para Todos

Su aliento es como río desbordado que llega hasta el cuello, para zarandear a las naciones en la zaranda de la destrucción. Coloca en las quijadas de los pueblos un freno que los hace desviarse.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Biblia de Jerusalén 1998

y su aliento como torrente desbordado, que cubre hasta el cuello. Cribará a las naciones con criba nefasta, pondrá el bocado de sus bridas en la mandíbula de sus pueblos.

Ver Capítulo

Isaías 30:28 - Kadosh Israelita Mesiánica

Su aliento como torrente precipitándose ° que sube hasta el cuello, para cernir las naciones con el tamiz de la destrucción, y poner freno en la boca de las gentes para llevarlos al extravío.[153] °

Ver Capítulo