Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Hechos 28:4 - Nueva Version Internacional

Hechos 28:4

Al ver la serpiente colgada de la mano de Pablo, los isleños se pusieron a comentar entre sí: "Sin duda este hombre es un asesino, pues aunque se salvó del mar, la justicia divina no va a consentir que siga con vida."

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Reina Valera 1960

Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir.

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Traducción en Lenguaje Actual

Cuando los que vivían en la isla vieron a la serpiente colgada de la mano de Pablo, dijeron: «Este hombre debe ser un asesino porque, aunque se salvó de morir ahogado en el mar, la diosa de la justicia no lo deja vivir.»

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Biblia de las Americas

Y los habitantes, al ver el animal colgando de su mano, decían entre sí: Sin duda que este hombre es un asesino, pues aunque fue salvado del mar, Justicia no le ha concedido vivir.

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Dios habla hoy

Al ver los nativos la víbora colgada de la mano de Pablo, se dijeron unos a otros: "Este hombre debe de ser un asesino, pues aunque se salvó del mar, la justicia divina no lo deja vivir."

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Nueva Traducción Viviente

Los habitantes de la isla, al ver la serpiente colgando de su mano, se decían unos a otros: «¡Sin duda éste es un asesino! Aunque se salvó del mar, la justicia no le permitirá vivir».

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Palabra de Dios para Todos

Los de la isla vieron a la serpiente colgando de la mano de Pablo y dijeron: "Este hombre debe ser un asesino. No murió en el mar, pero la justicia divina no lo deja vivir".

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Biblia de Jerusalén 1998

Los nativos, cuando vieron el animal colgado de su mano, se decían unos a otros: "Este hombre es seguramente un asesino; ha escapado del mar, pero la justicia divina no le deja vivir."

Ver Capítulo

Hechos 28:4 - Kadosh Israelita Mesiánica

Los isleños vieron la criatura colgando de la mano de Shaúl, se dijeron unos a otros: "Este hombre tiene que ser un asesino, aún cuando escapó del mar, la justicia no le ha permitido vivir."

Ver Capítulo