x

Biblia Online

Anuncios


Hebreos 11:16 - Nueva Version Internacional

Hebreos 11:16

Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Reina Valera 1960

Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Traducción en Lenguaje Actual

Lo que desean es tener un país mejor en el cielo. Por eso Dios les ha preparado una ciudad, y no tiene vergüenza de que le llamen su Dios.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Nueva Versión Internacional 1999

Antes bien, anhelaban una patria mejor, es decir, la celestial. Por lo tanto, Dios no se avergonzó de ser llamado su Dios, y les preparó una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Biblia de las Americas

Pero en realidad, anhelan una patria mejor, es decir, celestial. Por lo cual, Dios no se avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Dios habla hoy

pero ellos deseaban una patria mejor, es decir, la patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, [11] pues les tiene preparada una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Kadosh Israelita Mesiánica

pero como es, aspiraban a tener mejor patria, una celestial. Por esto YAHWEH no se avergüenza de ser llamado Elohim de ellos; porque les ha preparado una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Nueva Traducción Viviente

Sin embargo, buscaban un lugar mejor, una patria celestial. Por eso, Dios no se avergüenza de ser llamado el Dios de ellos, pues les ha preparado una ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - La Biblia del Oso  RV1569

Mas empero deßeauan la mejor, es à ſaber, la celeſtial: por lo qual Dios no ſe auerguença de llamarſe Dios deellos: porque les auia aparejado ciudad.

Ver Capítulo

Hebreos 11:16 - Reina Valera Antigua 1602

Empero deseaban la mejor, es á saber, la celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos: porque les había aparejado ciudad.

Ver Capítulo