Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Génesis 8:9 - Nueva Version Internacional

Génesis 8:9

Pero la paloma no encontró un lugar donde posarse, y volvió al arca porque las aguas aún cubrían la tierra. Noé extendió la mano, tomó la paloma y la metió consigo en el arca.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Reina Valera 1960

Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Traducción en Lenguaje Actual

Pero la paloma regresó a la casa flotante, pues no encontró dónde descansar. Y es que la tierra todavía estaba cubierta por el agua. Por eso Noé tomó la paloma, y la metió en la casa flotante.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Biblia de las Americas

pero la paloma no encontró lugar donde posarse, de modo que volvió a él, al arca, porque las aguas estaban sobre la superficie de toda la tierra. Entonces extendió su mano, la tomó y la metió consigo en el arca.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Dios habla hoy

pero la paloma regresó al arca porque no encontró ningún lugar donde descansar, pues la tierra todavía estaba cubierta de agua. Así que Noé sacó la mano, tomó la paloma y la hizo entrar en el arca.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Nueva Traducción Viviente

pero la paloma no pudo encontrar ningún lugar donde posarse, porque el agua aún cubría la tierra. Así que volvió a la barca, y Noé extendió su mano y metió la paloma adentro.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Palabra de Dios para Todos

Pero la paloma no encontró suelo donde descansar, así que volvió al barco de Noé al ver que el agua aún cubría la tierra. Noé estiró su mano y metió la paloma al barco.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Biblia de Jerusalén 1998

La paloma, no hallando donde posar el pie, tornó donde él, al arca, porque aún había agua sobre la superficie de la tierra; y alargando él su mano, la tomó y la metió consigo en el arca.

Ver Capítulo

Génesis 8:9 - Kadosh Israelita Mesiánica

Pero la paloma no encontró lugar para que sus patas descansaran, así que ella regresó a él en el arca, porque el agua todavía cubría la tierra. El la puso en sus manos, la tomó y la trajo a él en el arca.

Ver Capítulo