x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Gálatas 4:15 - Nueva Version Internacional

Gálatas 4:15

Pues bien, ¿qué pasó con todo ese entusiasmo? Me consta que, de haberles sido posible, se habrían sacado los ojos para dármelos.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Reina Valera 1960

¿Dónde, pues, está esa satisfacción que experimentabais? Porque os doy testimonio de que si hubieseis podido, os hubierais sacado vuestros propios ojos para dármelos.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Traducción en Lenguaje Actual

Yo sé muy bien que, de haberles sido posible, hasta se habrían sacado los ojos para dármelos. ¿Qué pasó con toda esa alegría?

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Nueva Versión Internacional 1999

Pues bien, ¿qué pasó con todo ese entusiasmo? Me consta que, de haberles sido posible, se habrían sacado los ojos para dármelos.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Biblia de las Americas

¿Dónde está, pues, aquel sentido de bendición que tuvisteis? Pues testigo soy en favor vuestro de que de ser posible, os hubierais sacado los ojos y me los hubierais dado.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Dios habla hoy

¿Qué pasó con aquella alegría que sentían? Puedo decir en favor de ustedes que, de haberles sido posible, hasta se habrían sacado los ojos para dármelos a mí.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Kadosh Israelita Mesiánica

Por tanto, ¿qué ha sido de la alegría que sintieron? Pues yo soy testigo que si hubiera sido posible, se hubieran sacado los ojos para dármelos.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Nueva Traducción Viviente

¿Dónde ha ido a parar el espíritu de alegría y de gratitud que antes tenían? Estoy seguro de que ustedes se hubieran arrancado los propios ojos para dármelos de haber sido posible.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - La Biblia del Oso  RV1569

Donde eſtâ, pues, vueſtra bienauenturança? porque yo hos doy teſtimonio, que ſi pudiera hazerſe, vueſtos ojos ſacárades para darme.

Ver Capítulo

Gálatas 4:15 - Reina Valera Antigua 1602

¿Dónde está pues vuestra bienaventuranza? porque yo os doy testimonio que si se pudiera hacer, os hubierais sacado vuestros ojos para dármelos.

Ver Capítulo