x
Biblia Todo Logo

Biblia Online


Ezequiel 47:5 - Nueva Version Internacional

Ezequiel 47:5

Midió otros quinientos metros, pero la corriente se había convertido ya en un río que yo no podía cruzar. Había crecido tanto que sólo se podía cruzar a nado.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Reina Valera 1960

Midió otros mil, y era ya un río que yo no podía pasar, porque las aguas habían crecido de manera que el río no se podía pasar sino a nado.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Traducción en Lenguaje Actual

Midió quinientos metros más, y la corriente era ya un río muy hondo que no pude cruzar a pie. La única manera de cruzarlo era nadando.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Nueva Versión Internacional 1999

Midió otros quinientos metros, pero la corriente se había convertido ya en un río que yo no podía cruzar. Había crecido tanto que sólo se podía cruzar a nado.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Biblia de las Americas

Y midió otros mil; y ya era un río que yo no pude vadear, porque las aguas habían crecido, aguas que tenían que pasarse a nado, un río que no se podía vadear.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Dios habla hoy

Midió otros quinientos metros y la corriente era y a un río que no pude atravesar; se había convertido en un río tan hondo que solo se podía cruzar a nado.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Kadosh Israelita Mesiánica

Finalmente él midió mil, y era un río que yo no podía cruzar a pie, porque el agua era tan profunda que uno tendría que nadar para cruzar; era un río por el cual no se podía andar.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Nueva Traducción Viviente

Luego midió otros quinientos treinta metros y el río ya era demasiado profundo para cruzarlo caminando. Había buena profundidad para nadar, pero demasiada para atravesarlo a pie.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - La Biblia del Oso  RV1569

Y midió otros mil: y yua ya el arroyo que yo no podia paßar: porque las aguas ſe auian alçado: y el arroyo no ſe podia paßar ſi no à nado.

Ver Capítulo

Ezequiel 47:5 - Reina Valera Antigua 1602

Y midió otros mil, é iba ya el arroyo que yo no podía pasar: porque las aguas se habían alzado, y el arroyo no se podía pasar sino á nado.

Ver Capítulo