Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Ezequiel 1:24 - Nueva Version Internacional

Ezequiel 1:24

Cuando los seres avanzaban, yo podía oír el ruido de sus alas: era como el estruendo de muchas aguas, como la voz del *Todopoderoso, como el tumultuoso ruido de un campamento militar. Cuando se detenían, replegaban sus alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Reina Valera 1960

Y oí el sonido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como el ruido de un ejército. Cuando se paraban, bajaban sus alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Biblia de las Americas

Y oí el ruido de sus alas cuando andaban, como el estruendo de muchas aguas, como la voz del Todopoderoso, un ruido de tumulto como el ruido de un campamento militar; cuando se detenían, bajaban sus alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Dios habla hoy

y oí también el ruido que hacían las alas cuando avanzaban: era como el ruido del agua de un río crecido, como la voz del todopoderoso, como el ruido de un gran ejército. Cuando se detenían, bajaban las alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Nueva Traducción Viviente

Cuando volaban, el ruido de las alas me sonaba como olas que rompen contra la costa o la voz del Todopoderoso* o los gritos de un potente ejército. Cuando se detuvieron, bajaron las alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Palabra de Dios para Todos

Cuando los seres vivientes avanzaban, yo podía oír el ruido de sus alas. Era como el rugir de las aguas del mar, como la voz del Todopoderoso, como el ruido tumultuoso de un campo militar. Cuando se detenían, replegaban sus alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Biblia de Jerusalén 1998

Y oí el ruido de sus alas, como el de muchas aguas, como la voz de Sadday; cuando marchaban había un ruido atronador, como el estruendo de una batalla; cuando se paraban, replegaban sus alas.

Ver Capítulo

Ezequiel 1:24 - Kadosh Israelita Mesiánica

Yo oí el sonido de sus alas cuando ellas se movían; era como el sonido de aguas precipitándose, como la voz de Shaddai, como el ruido de un ejército o un gentío tumultuoso. Cuando ellas paraban, bajaban sus alas.

Ver Capítulo