x
Biblia Todo Logo

Biblia Online



Efesios 3:8 - Nueva Version Internacional

Efesios 3:8

Aunque soy el más insignificante de todos los santos, recibí esta gracia de predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo,

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Reina Valera 1960

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, me fue dada esta gracia de anunciar entre los gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Traducción en Lenguaje Actual

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Nueva Versión Internacional 1999

Aunque soy el más insignificante de todos los santos, recibí esta gracia de predicar a las naciones las incalculables riquezas de Cristo,

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Biblia de las Americas

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los gentiles las inescrutables riquezas de Cristo,

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Dios habla hoy

yo soy menos que el más pequeño de todos los que pertenecen al pueblo santo; pero él me ha concedido este privilegio de anunciar a los no judíos la buena noticia de las incontables riquezas de Cristo.

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Kadosh Israelita Mesiánica

A mí, el menos importante de los Kadoshim de YAHWEH, fue dado este privilegio de anunciar a los Gentiles las Buenas Noticias de las insondables riquezas del Mashíaj,

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Nueva Traducción Viviente

Aunque soy el menos digno de todo el pueblo de Dios, por su gracia él me concedió el privilegio de contarles a los gentiles acerca de los tesoros inagotables que tienen a disposición por medio de Cristo.

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - La Biblia del Oso  RV1569

Ami, digo, el mas pequeño de todos los Sãos es dada eſta gracia de anunciar entre las Gentes el Euangelio de las inueſtigables riquezas del Chriſto.

Ver Capítulo

Efesios 3:8 - Reina Valera Antigua 1602

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los santos, es dada esta gracia de anunciar entre los Gentiles el evangelio de las inescrutables riquezas de Cristo,

Ver Capítulo