Biblia Todo Logo

La Biblia Online


Eclesiastés 9:2 - Nueva Version Internacional

Eclesiastés 9:2

Para todos hay un mismo final: para el justo y el injusto, para el bueno y el malo, para el puro y el impuro, para el que ofrece sacrificios y para el que no los ofrece; para el bueno y para el pecador, para el que hace juramentos y para el que no los hace.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Reina Valera 1960

Todo acontece de la misma manera a todos; un mismo suceso ocurre al justo y al impío; al bueno, al limpio y al no limpio; al que sacrifica, y al que no sacrifica; como al bueno, así al que peca; al que jura, como al que teme el juramento.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Traducción en Lenguaje Actual

Lo mismo da ser justo que ser injusto, ser bueno o malo, puro o impuro, ofrecerle sacrificios a Dios o no ofrecérselos, pecar o no pecar, hacerle a Dios promesas o no hacérselas, pues todos tenemos un mismo final.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Biblia de las Americas

A todos les sucede lo mismo: Hay una misma suerte para el justo y para el impío; para el bueno, para el limpio y para el inmundo; para el que ofrece sacrificio y para el que no sacrifica. Como el bueno, así es el pecador; como el que jura, así es el que teme jurar.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Dios habla hoy

Al fin y al cabo, a todos les espera lo mismo: al justo y al injusto, al bueno y al malo, al puro y al impuro, al que ofrece sacrificios y al que no los ofrece; lo mismo al bueno que al pecador, al que hace juramentos y al que no los hace.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Nueva Traducción Viviente

A la larga, a todos les espera el mismo destino, sean justos o malvados, buenos o malos,* religiosos o no religiosos, estén o no ceremonialmente puros. Las personas buenas reciben el mismo trato que los pecadores, y las personas que hacen promesas a Dios reciben el mismo trato que los que no las hacen.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Palabra de Dios para Todos

Pero hay algo que nos sucede a todos por igual: todos nos vamos a morir, tanto buenos como malos. La muerte nos llega a todos, a los puros* e impuros*, a los que ofrecen sacrificios y a los que no lo hacen, al bueno y al pecador, a los que hacen promesas a Dios y a los que no.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Biblia de Jerusalén 1998

absurdo. Como el que haya un destino común para todos, para el justo y para el malvado, el puro y el manchado, el que hace sacrificios y el que no los hace, lo mismo el bueno que el pecador, el que jura como el que tiene reparo en jurar.

Ver Capítulo

Eclesiastés 9:2 - Kadosh Israelita Mesiánica

La vanidad está en todo; la misma cosa puede pasar al justo como al perverso, al bueno y limpio como al inmundo, a alguien que ofrece un sacrificio y a alguien que no ofrece un sacrificio; es lo mismo para una buena persona como para el perverso, para alguien que hace un juramento a la ligera o para alguien que teme hacer juramento.

Ver Capítulo